El poder de la meditación

El poder de la meditación

Inhalar, exhalar, notar cómo la respiración mueve tu pecho, dejar pasar los pensamientos… Todo esto forma parte de una sesión de meditación, junto con cánticos que ayudan a concentrarse. Sin embargo, meditar es mucho más difícil de lo que a simple vista parece.

Las meditaciones guiadas son las más recomendables para los que se inician en esta práctica, ya que alguien, a través de su voz, te va llevando por un camino que uno “solo” debe seguir. Paso a paso, notas el peso de tu cuerpo, eres consciente de tu respiración… y de repente te pones a pensar qué vas a cocinar para la cena o qué te vas a poner mañana.

mindfulness1
Foto de ub.edu

 

Vida mindful

La meditación está estrechamente ligada al mindfulness, el hecho de estar presente, aquí y ahora. Meditar no es “desconectar” de todo, sino ser consciente de cada momento de tu vida. Involucra una actitud curiosa, aceptación y simpatía frente a todo lo que vivimos, dejando a un lado los juicios y las críticas.

Esta actitud se contrapone al modo “piloto automático” en el que funcionamos la mayoría. Cuando cambiamos esta tendencia poniendo atención a algo deliberadamente, entramos en un mundo diferente, lejos de la llamada “mente de mono”, la divagación de la mente por el pasado y el futuro.

Cambios físicos

Cuando estamos tan activados por toda esta lluvia de pensamientos que nos inundan, experimentamos la realidad desde las ideas y no desde los sentidos, que es precisamente lo que la meditación se encarga de cambiar. Así, conectamos zonas del cerebro diferentes que nos hacen estar en el presente, con plena atención a lo que estamos haciendo.

Naturalmente, cuanto más practicamos la meditación más fácil es permanecer en un estado de mindfulness durante todo el día, ya que la zona del cerebro que utilizamos para vivir en “piloto automático” se debilita.

About admin