¡Cantar bien o cantar mal no importa!

¡Cantar bien o cantar mal no importa!

Para muchos es un complejo el no poder entonar bien ni una nota o tener una voz infernal. Para otros, esto importa muy poco. Cuando estamos en un bar, fiesta o karaoke, y nos dan el micrófono, podemos decir que comenzó la fiesta.

Para pasarla bien no se necesita tomar alcohol y para cantar no se necesita tener talento. Las risas, las fotos, los momentos para recordar y los aplausos son lo que hacen una salida exitosa.

Noches inolvidables entre amigos y desconocidos son el remedio perfecto para una vida llena de estrés.

¡A leer cantando!

karaoke party

Cuando estamos borrachos o ya no queremos bailar, la mejor respuesta al ‘¿Qué hacemos ahora?’ es ‘¡Vamos al karaoke!’.

Es un momento para reír y soltarse, no se puede ser un estirado. Pues, la vida es una y no importa si no sabes cantar, lo que importa es que te rías y sueltes todo lo que llevas por dentro. En un mundo lleno de restricciones y vergüenzas, no hay nada más sano que hacer el ridículo y dejar de pensar en como te ven los demás.

Los bares de karaoke y las máquinas de karaoke son originarías, y aún muy populares en Japón. Kara, que significa vacío, y oke, que significa orquestra, son las palabras que definen tan conocida actividad. Sin embargo pese a ser una palabra de origen japonés, ya se ha convertido en una actividad recreativa en todas partes del globo.

¡Vamos a cantar y a comer palomitas al cine!

Sesiones de ‘Sing-along’ se han hecho muy populares. Desde luego no estamos hablando de un evento semanal, pero si bastante concurrido cuando se hace la convocatoria.

En ciudades como Barcelona se organizan proyecciones de grandes musicales como ‘Grease’ o ‘Moulin rouge’ y se permite cantar y bailar, solo o acompañado, en la sala del cine.

About admin